Odio en el paraíso de Sandra Brown.

martes, 29 de septiembre de 2015

Es posible que este libro del que vengo hablaros hoy no os suene mucho, sobre todo a las que sois más jóvenes. Y es normal porque Odio en el Paraíso de Sandra Brown es un libro relativamente antiguo, su primera publicación es del año 1988 hace más de 25 años.

El hecho que lo haya leído justo ahora es porque fue recomendado en twitter a nuestras queridas haggards y me llamó la atención. Leí la sinopsis y me pareció un libro que podría gustarme y además en ese momento, me hizo recordar a otros escritos más o menos en la misma época que me encantaron como Paraíso robado o Perfecta de Judith McNaught (si no los habéis leído os los recomiendo mucho). Pero desgraciadamente en este caso no ha sido así. Si queréis saber por qué seguid leyendo.


Sinopsis.

Schyler Crandall, hija adoptiva del poderoso propietario de un imperio de explotación forestal en Luisiana, abandona el hogar al sufrir la mayor humllación de su vida: su hermana anuncia en público que está esperando un hijo del novio de Schyler. Seis años después, la joven regresa y se ve envuelta en una maraña de intrigas provocadas por la codicia de su hermana y por las deudas de juego de su ex novio. Sin embargo, la presencia de Cash, un enigmático cajún de temperamento rudo y apasionado, dará un vuelco inesperado a su vida.



No sé si habéis leído algún libro de romance de hace veinte o treinta años, yo no es que haya leído muchos que se diga pero sí algunos y comparándolos con los actuales, no es demasiado difícil diferenciarlos. Los de antes tienen un estilo bastante característico y se nota que son libros antiguos, ya sea por la manera de tratar ciertos temas o por la narrativa. En eso tanto Odio en el paraíso como los libros de McNaught se parecen pero hasta ahí las similitudes.

Odio en el paraíso es un drama familiar ambientado en Belle Terre, finca propiedad de una de las familias más importantes y poderosas de Louisiana. Schyler, la protagonista vuelve a casa debido a que su padre, Cotton, el patriarca de los Crandall,  ha sufrido un ataque al corazón y se encuentra en el hospital en coma. A su vuelta, la chica no solo deberá enfrentarse a su hermana y su ex novio después del escándalo que la hizo marcharse años atrás, sino que se encontrará con un imperio familiar cerca de la bancarrota. Es por eso que la joven decide coger las riendas de la plantación y trabajar duro para mantener el legado familiar a parte de luchar con sus propios demonios del pasado.

Pero para conseguirlo, Schyler necesitará la ayuda de Cash Bordeaux, el único hombre en el que los empleados de los Crandall confían. Cash es un hombre que creció en las tierras de Belle Terre y trabajó durante mucho tiempo para la familia de Schyler por lo que conoce el negocio. El problema es que Cash guarda mucho resentimiento hacia los Crandall por cuestiones que son un misterio (o se supone que son un misterio porque vamos yo me lo imaginé desde el minuto uno) y eso hará que aparezcan desconfianzas y recelos.

Como veis se trata de todo un culebron con mucho potencial. A mi me suelen gustar bastante estos dramas telenovelescos siempre y cuando estén bien contados y esto es justo lo que a mi me ha fallado. Lo que es el planteamiento de la historia me pareció muy interesante al principio, con muchos secretos y diversos personajes en el papel de malos malísimos. Unos se saben que lo son y otros son un misterio. La historia está escrita en tercera persona cambiando el foco de la historia según le convenía a la autora. A veces el foco estaba en Schyler, algunas veces en Cash y otras incluso en personajes secundarios o en algún personaje que no se sabía quien era. El lector sabe que hay una conspiración en marcha pero no se sabe quién está detrás de ella. El misterio y el ir poco a poco descubriendo cosas es la parte que mejor está llevada del libro, eso reconozco que no ha estado tan mal.
A parte está la hermana de Schyler a la que no puedes evitar odiar con todas tus fuerzas. Me gusta cuando hay un personaje de ese estilo en el que decargar toda la frustación que vas sintiendo mientras lees. No hace falta decir que el ex novio de Schyler también es para darle de hostias, ya no solo por lo que hizo en su día sino por ser un calzonazos de lo peor.

¿Entonces qué es lo que no me ha gustado?

No me han gustado los personajes principales. Schyler es bastante tontita, muy impulsiva y temeraria. Tiene unas salidas de tono que me daban ganas de entrar en el libro a chillarle o darle un par de collejas. Y luego Cash, la autora ha llevado su resentimiento hacia la familia de Schyler tan al límite que ha conseguido que no me guste su comportamiento borde y revenido.
Ambos no me gustaban como pareja. La química entre ellos es nula. Es más, es que en ningún momento en más de la mitad del libro se nota interés entre los protagonistas. Ni en las conversaciones entre ellos, ni en la narración se habla de que haya atracción ni nada por el estilo y luego de golpe y porrazo van y follan se enrollan. Así sin venir a cuento. Para mi fue anticlimático total. Y no solo eso sino que después de ese momento la cosa tampoco mejora en ese sentido hasta casi el final. Lo que es hablar de sentimientos aquí poco o cero. Escenas de sexo las hay, escenas de amor, pocas o ninguna. Osea que si lo que queréis es un buen culebron familiar con algo de sexo bien, pero no esperéis un gran romance porque yo al menos no lo he visto.

―Yo no hago el amor.
Schyler intentó no pestañear.
―Ya veo. Tú no haces el amor. Tú follas.
Cash hizo un gesto de indiferencia con el hombro.

No me digáis que no os suena esa frase. Ha faltado el "Tú follas duro". Alguien tendría que patentar esa frase, se haría de oro. El tema es que en este caso, esa afirmación es totalmente cierta. 

Hablando más sobre Cash, se supone que es un mujeriego y un amante diestro, la autora lo recalca bastante pero a mi no me basta con que se me diga, lo tengo que sentir. Es el personaje el que me tiene que seducir (véase por ejemplo Søren en The Angel de la serie The Original Sinners). Hay otros personajes fríos y/o temperamentales que te seducen pero a mi Cash en este caso no lo ha conseguido por mucho que la autora repitiera cada dos por tres que tiene el pecho peludo. Tenía la sensación que cada vez que lo repetía me estaba diciendo "¿ves que machote es Cash?". Pues no señora Brown, con eso no me basta (en mi caso ojo).

Para seguir con las cosas que no me han gustado diré que me he quedado alucinando con las fumadas de esta autora. En serio, a ver, yo ya había leído algún libro de Sandra Brown pero no recuerdo para nada que tuviera estas idas de olla. Os pondré un extracto de una conversación entre Schyler y Cash para que veáis a qué me refiero:

―Que hombre más odioso ―dijo Schyler emitiendo un bostezo que hubiera mortificado a Macy Laurent. Schyler ni siquiera hizo el intento de ocultarlo.
Cash observó que tenía dos dientes empastados. Él no se había sentado nunca en el sillón de un dentista hasta que fue al ejército. No le había hecho nada porque gozaba de unos dientes perfectos. En la mansión de Belle Terre, no realizarse un chequeo cada seis meses era algo insólito. 



¡¡¡Pero qué me está contando esta mujer!!! No os podéis imaginar la cara de WTF que se me quedó leyendo eso. Os puedo asegurar que hablar de muelas empastadas no es algo que tenga relevancia en la historia. Es decir, que Cash en vez de fijarse en los preciosos ojos de Schyler, en sus torneadas y esbeltas piernas o en sus turgentes tetas senos, se fija en sus dientes empastados, en fin... Alguien que me explique cómo puede haber química entre dos personajes si la autora hace que Cash se ponga a pensar en muelas y dentistas. Anda que.... Madre mía me están entrando ganas de bajarle más puntos al libro.

Luego tampoco me ha gustado cómo está escrito. En Odio en el Paraíso los diálogos son muy abruptos, no es un libro donde te introducen las cosas de forma fluida sino que es una narrativa muy tosca y ruda. Aunque no tengo claro si este aspecto de la historia es debido a que el libro lo he leído en español y puede que la traducción no sea del todo adecuada. Le daré el beneficio de la duda. 

Tampoco puedo decir nada bueno de las historias secundarias. Sí hay alguna subtrama algo más interesante sobre todo la que tiene que ver con la relación "¿amorosa?” que hubo entre ciertos personajes en el pasado pero el resto me aburría sobremanera. Pongo los interrogantes porque tampoco tengo claro que hubiera amor en ese caso.

También estaban los diversos misterios a resolver que eran el recurso para tenerte enganchado a la historia. Hay alguna cosa que sí puedo decir era menos predecible y no se descubre hasta el final pero hay otras que, en mi caso, las encontré súper previsibles.

 En definitiva, desde mi punto de vista tenemos una historia que ya para empezar tiene una mala base, unos personajes que no me han gustado, falta de química entre ellos y una narrativa demasiado tosca con alguna salida de tono demasiado extrema como para pasarla por alto. 


No he podido superar lo de los dientes empastados, sorry...

No todo el mundo opina como yo. Al parecer este es uno de esos libros de “soy yo, no es el libro” ya que a mucha otra gente le gustó. Para contrastar opiniones podéis leeros la reseña del blog A la cama con un libro. Ellas hace poco que lo han leído también y os darán otro punto de vista bastante diferente al mío.

12 comentarios:

  1. Viendo las dos opiniones más ganas de leerlo tengo; anotado lo tengo..lo del Grey y las muelas me has matado jajajajaja y la foto de la tía esa jaja.buen post como siempre.besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Seguro que te gusta Noe, que como digo hay mucha gente a la que le gusta y yo soy el bicho raro aquí :)

      Eliminar
  2. Ay, tía, que me descojono con lo de los dientes XDDDDDDDDDD
    Fíjate que, teniendo tú y yo un gusto muy parecido, en esta novela no podemos estar más en desacuerdo, pero claro, a mí Cash ya me conquistó con su primera aparición. No me voy a poner a contarte aquí en qué diferimos porque ya lo hemos hablado pero la verdad es que yo me lo pasé bomba leyéndolo. Y eso que te doy la razón en mucho de lo que dices! Menos en lo de Cash, que no tienes razón XDDDDDDD
    Lo de follar duro ya sabes de dónde lo ha sacado la James...
    Genial reseña, eh!
    Besotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No si ya sé que con este libro no nos vamos a poner de acuerdo jajaja Pero es normal que de vez en cuando opinemos diferente. A veces pienso que hemos leído libros totalmente diferentes. A ver si es que yo tenía una edición borrador sin enterarme xDDDD
      Gracias por pasarte! :-*

      Eliminar
  3. XDDDD ¡Me parto con los piños! Ni me acuerdo de eso, supongo que porque no estaba en plan lectora destroyer; en esos casos le saco hasta el último defecto o whatthefuckada que pillo y lo casco en la reseña. La verdad es que a mí me entretuvo, aunque es cierto que es muy seca y abrupta. Leí esta novela como lo que es: un chechiflín. Hace poco he leído una del estilo de Judith McNaught y me ha parecido mucho más floja. Y la prota conoce la macizo cayéndose delante de él al entrar a un edificio. Otra greyada al canto XDDD ¡Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He mirado en GR el que tu te leíste y no lo conozco pero los dos dos que yo he puesto al principio de la reseña son geniales. Son muy del estilo de Odio en el paraíso pero en mi opinión mucho mejores así que creo que te gustarían. Si eso pregúntale a Kim que ella se los ha leído!
      Gracias por comentar.
      Besos!

      Eliminar
  4. Ay Sonia que me partooooooooooooooooo XDDDDDDDD
    Si ya me cuesta leer a los clásicos (léase Kleypas, Kinsale, etc), con este ni lo intento ....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No a ver, Kleypas y Kinsale son más de histórico en concreto de regencia pero Odio en el paraíso se puede considerar contemporaneo aunque sea de hace 25 años. A parte de que no tienen móviles de poco más se nota jajaja

      Eliminar
  5. Joé yo voy con los de la feria y vuelvo con los del mercao, cuando leí la reseña de Kim pues me picó la curiosidad y ahora pues me estoy echando p'atrás XDDDD vamos que al final no se lo que haré con este libro.

    Bueno, bueno, bueno lo de la frasecita de Grey parece ser que no están Grey... si es que...

    XDDDDDDD lo de los dientes me ha matao pero, pero, pero... no tengo palabras.
    XDDDDDD ay es que no puedo parar de reir!!!!

    Genial reseña/desahogo ;)

    Muuuuaks ;-****

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dale la oportunidad mujer que puede que te guste. De hecho visto que soy minoría aquí hay más probabilidades de que te guste que de que no jejeje
      La frase de Grey la he leído ya en unos cuantos libros. Va a ser que no es tan original xDDD
      Esto se puede decir que ha sido más que nada un desahogo porque la mayoría de lo que he escrito en la reseña lo apunté mientras leía en las notas de la tablet jajaja
      Besos!

      Eliminar
  6. Qué penita, porque para mi es una de mis favoritas de todos los tiempos. Lo que no quiere decir que no vea correctas tus apreciaciones. Los machotes de Sandra Brown son así, bruscos, nada de declaraciones amorosas, pero de miradas intensas y gestos apasionados hay para dar y tomar. O te gustan o no. No creo que sea cosa de la traducción, porque la he leído en los dos idiomas y no recuerdo que la versión española fuera mala. Es más bien que es un tipo de libro que no conecta contigo.

    ResponderEliminar
  7. Me muero de la RISA XDDDDDDDDDDDDDD
    A mí que esta novela me encantó cuando la lei en su día...y Cash también!!! Pero eso de los empastes es muy fuerte y no me acordaba, ¡¡¡¡¡QUÉ BUENO!!!!!!!!! Cuando la vuelva a leer me acordaré de esta reseña seguro y me partiré el culo :P
    Besines!!!

    ResponderEliminar

Si has llegado hasta aquí es que de alguna forma u otra la entrada te ha interesado. ¡Anímate y deja un comentario! Intentamos responderlos todos y tenemos en cuenta vuestras opiniones y sugerencias.
¡ Gracias por leernos! :-*

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...